abogados indemnización Accidente Barcelona

Indemnización por accidente de tráfico

abogados indemnización Accidente Barcelona

¿Cómo calculo la indemnización por accidente de tráfico?

Para calcular la indemnización que te corresponde como consecuencia de un accidente de tráfico con lesiones, se tienen en cuenta una serie de factores de corrección y el baremo que anualmente publica la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones.


Si has sufrido un accidente de tráfico y deseas calcular la indemnización que te corresponde por lesiones permanentes o incapacidad temporal, debes saber que el resultado depende de factores como el año en el que ocurrió el siniestro o sanaron las heridas, tu edad en el momento del percance, las secuelas y los días impeditivos, no impeditivos u hospitalarios. Además, debes tener en cuenta que también se aplican factores correctores, en función de tus ingresos netos anuales por trabajo personal.

La indemnización, tras un accidente de tráfico, se fundamenta en el concepto jurídico “restitutium in integrum”. Es decir, se trata de devolver al afectado a la situación inmediatamente anterior al accidente.

Incapacidad temporal

La incapacidad temporal se define como el tiempo efectivo que tardan en curarse las lesiones producidas en un accidente. ¡Atención!, no debes confundir este concepto con la baja laboral, son cosas diferentes. Ten presente que un parado, jubilado o estudiante también puede encontrarse en situación de incapacidad temporal. Sin embargo, las aseguradoras, en multitud de ocasiones, tienden a equiparar ambos términos en interés propio.

El cálculo de la indemnización siempre tiene en cuenta el tiempo efectivo que se precisa para la curación de las heridas. Se trata del espacio temporal que media entre el momento en el que se produce el accidente y en el que se estabilizan las lesiones.

Supongamos que ese lapso de tiempo es de 30 días (se necesitaron 30 días para la curación de las lesiones). Pues bien, esas 30 jornadas han de tenerse presentes para el cálculo, con independencia de si existió o no baja laboral. Un desempleado, jubilado o estudiante que se halle en tales circunstancias, puede presentar denuncia. Después, será examinado por un forense, que valorará las lesiones. De esta forma, el abogado estará en condiciones de realizar los cálculos adecuados y de reclamar la oportuna indemnización.

Cuando se ha determinado claramente el tiempo de incapacidad temporal, llega el momento de estudiar si el afectado se ha visto impedido para efectuar su trabajo habitual, durante todo o parte del período de curación. El objetivo es identificar el número de días impeditivos y no impeditivos.

Incapacidad permanente

La incapacidad permanente tiene que ver con las secuelas que permanecen más allá del período de curación. Para calcular una indemnización por accidente de tráfico, la incapacidad permanente es el principal factor que se tiene en cuenta. La valoración se efectúa con una baremación que va de 0 a 100 puntos. Las secuelas se dividen en tres grandes grupos:

  • Físicas (dolores, limitaciones de movilidad, amputaciones etc).
  • Psicológicas (estrés postraumático, trastorno depresivo reactivo, síndrome postconmocional, trastorno orgánico de la personalidad…).
  • Estéticas (marcas, quemaduras, cicatrices etc). Para valorar este tipo de secuelas se utiliza una escala de 1 a 50 puntos y se tiene en cuenta la visibilidad de aquéllas. Pueden ser: ligeras, moderadas, medias, importantes, bastante importantes o muy importantes.

Factores de corrección

Existen otros factores destacados a la hora de calcular la indemnización por accidente de tráfico. Así, si el afectado resulta incapacitado para realizar su trabajo habitual, la cuantía de la compensación aumentará entre 19.000 y 95.000 euros.

Otros factores de corrección son:

  • Gastos de medicamentos.
  • Gastos de transporte.
  • Rehabilitación.
  • Perjuicio económico lucro cesante.
  • Perjuicios morales.
  • Adecuación de vivienda.
  • Reparación de vehículo.

Abogado externo

Lo más razonable en estas situaciones es dirigirte a un bufete especializado en accidentes de tráfico. Ellos, aparte de hacer los oportunos cálculos, reclamarán y lucharán para que la indemnización sea lo más acorde con tu situación y necesidades reales.

Ten en cuenta que reclamar una indemnización, tras un accidente de tráfico, no es una tarea sencilla. Para empezar, las aseguradoras firman convenios y pactos de no agresión. De esta forma, todas ellas salen beneficiadas y tus necesidades pasan a un segundo plano. Por otro lado, la Seguridad Social delega la atención médica de los lesionados en las propias aseguradoras, circunstancia que provoca infinidad de conflictos de intereses. Por último, debes saber que en la valoración de la indemnización, aparte de los criterios objetivos, también existe margen para aplicar estimaciones subjetivas. Por ejemplo, cuando se trata de determinar el alcance de la intensidad de los síntomas.

Tu abogado externo, independiente de las aseguradoras, se encargará de solicitar que tus lesiones sean examinadas por médicos forenses ajenos a aquéllas. Tras la valoración de estos expertos, el profesional del derecho hará los correspondientes cálculos e iniciará la reclamación de la indemnización.

Siguiendo estos pasos, te aseguras una correcta asistencia médica y la mejor indemnización para tu problema. Además, puedes acogerte a la asistencia jurídica de tu póliza de seguros, para que ésta se haga cargo de los honorarios del abogado independiente.

En definitiva, si has sufrido un accidente de circulación con lesiones, te recomendamos ponerte en contacto con abogados de confianza, especialistas en esta materia. La Seguridad Social deriva a los afectados a las propias compañías aseguradoras, las mismas que han de pagar las indemnizaciones. ¿Te imaginas la situación?. La misma empresa es la que decide las sesiones o pruebas diagnósticas a realizar y la que debe pagar el gasto médico y, en definitiva, el conjunto de la indemnización. Si, además, confías en uno de los abogados de la compañía, es posible que éste mire más por los intereses de su empresa que por los tuyos propios. Con un abogado independiente tienes más posibilidades de conseguir un resultado satisfactorio y una indemnización adecuada.

Con independencia del hecho que da origen a la indemnización y siempre que se trate de una reclamación de daños personales (lesiones, invalidez o muerte), se utiliza como sistema de valoración el que anualmente publica la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. El baremo para 2014 se aprobó en la Resolución de 5 de marzo de 2014.


Plazo para reclamar indemnización por accidente de tráfico

Cuando sufrimos un accidente de tráfico, ya sea en turismo o en moto, hay una serie de plazos que estamos obligados a cumplir, sobre todo cuando hay que reclamar una indemnización por daños materiales o físicos.

De igual manera que debemos dar parte de nuestra compañía de seguros –en un plazo máximo de una semana-, cuando hemos sido las víctimas –es decir, el accidente no ha sido culpa nuestra- podemos solicitar una reclamación al seguro del conductor responsable. Indemnización para compensar los días de baja –si ha habido hospitalización también se cuentan estos días- que, a consecuencia de las lesiones sufridas, impiden a la víctima desarrollar con normalidad sus actividades cotidianas.

Hay que señalar que la indemnización por baja se puede solicitar tanto en caso de estar trabajando como no, es decir, la situación laboral (en activo o desempleado) no influye en absoluto.

plazos reclamar indemnización accidente tráfico

 

Para presentar la reclamación por daños y perjuicios podemos recurrir a la justicia por vía penal o por vía civil. Eso sí, tenemos unos plazos, establecidos por ley, y que hay que cumplir si queremos que el procedimiento prospere.

  • 1 año para para la vía penal – Si consideras que no es culpable del accidente y que la responsabilidad es del otro conductor, tendrás un año de para interponer la correspondiente denuncia penal (art 131.1 del Código Penal).

Al presentar la reclamación por vía penal un médico forense del juzgado correspondiente se encargará de evaluar el alcance y grado de las lesiones a causa del accidente, redactando un informe que el juez tendrá en cuenta si se llega a juicio. Si hay que señalar que, en caso de accidente, podemos recurrir a la vía penal cuando se han producido daños físicos, y no cuando se han producido solo daños materiales.

  • 1 año para para la vía civil – Si únicamente se han ocasionado daños materiales, la denuncia penal es archivada (hecho más habitual en la actualidad) porque se considera que los hechos no son constitutivos de delito o si se ha prescrito el año para interponerla sin haberlo hecho, se establece el plazo máximo de un año para interponer la demanda civil.

En los accidentes de circulación con daños materiales el plazo de la prescripción comenzará desde la fecha del accidente.

En las acciones de reclamación extracontractual por daños personales o lesiones, el cómputo del plazo para el ejercicio de la acción civil empezará a contarse desde que el lesionado haya alcanzado la curación de sus lesiones (alta médica) y la estabilización del proceso lesivo.

¿Qué conceptos podemos reclamar en una indemnización por accidente?

No solo se tienen en cuenta los días de baja –es decir, los días que las lesiones le han obligado a estar de baja laboral y tampoco ha podido realizar con normalidad sus actividades cotidianas-, también se pueden reclamar otros perjuicios económicos, lo que se conoce como lucro cesante. Pongamos el caso de una persona que, además de su salario, percibe otros ingresos extras que, al estar de baja, no puede percibir. En estos casos, debemos acreditar esos ingresos para reclamarlos.

En caso de accidente de tráfico, y aunque se suscriba un parte amistoso, siempre es conveniente contar con asesoramiento profesional y especializado para resolver todas las dudas y, sobre todo, para conocer bien los trámites a seguir a la hora de reclamar una indemnización, especialmente cuando la oferta de la otra parte no nos satisface.

Ponerse en manos de un abogado especialista en accidentes de tráfico, es la mejor manera de cumplir los plazos y los requerimientos de documentación a presentar si se recurre a la vía judicial.


Daños a reclamar en la indemnización

Los daños que pueden derivarse de un accidente de tráfico son de dos tipos:

– Los daños materiales

Son aquellos desperfectos afectan al vehículo como consecuencia del accidente de tráfico.

En estos casos la compañía de seguros designará un perito para realizar un informe en el que se determine si los daños que refleja el vehículo coinciden con los declarados en el parte amistoso de accidente y emitirá una valoración de los mismos.

El propietario del vehículo siniestrado tiene derecho a exigir la reparación de los daños ocasionados. En el supuesto que no interese la reparación del coche o el valor de la reparación sea superior al valor de venta del mismo al momento del accidente, tiene derecho a que se le indemnicen los perjuicios causados por el importe de este valor de venta.

Además de los gastos de reparación del vehículo, también es posible reclamar otros daños materiales siempre que se deriven directamente del accidente de circulación por ejemplo, la pérdida o los daños sufridos de los objetos, como por ejemplo la rotura de un reloj o de la ropa, etc.

En estos casos, haga constar que se han producido estos daños en la declaración de accidente o en la denuncia y conserve tanto los objetos deteriorados como las facturas de adquisición de los nuevos.

Finalmente, también puede solicitar el abono de los gastos realizados a consecuencia del accidente, por ejemplo, los desplazamientos, el alquiler de otro vehículo mientras dura la reparación… etc.

– Los daños personales

Son aquellos que padecen las personas implicadas en un accidente de circulación, sean conductores, pasajeros o peatones.

La cuantía de la indemnización de estos daños (o si se quiere la “traducción” de los daños sufridos a euros) se fija de conformidad a unas reglas y baremos que son frecuentemente difíciles de aplicar.

Basta saber que el baremo valora la indemnización dependiendo de si el accidente causa en la víctima la muerte, lesiones permanentes o la incapacidad temporal; seguidamente, la estimación de estos daños se realiza de forma individualizada considerando dos cuestiones, por un lado el tiempo de baja que el accidente provoca y, por otro, la gravedad de la lesión, heridas y secuelas que causa.

Por último, las cantidades que resultan de la aplicación del baremo se moderan en función de la situación de cada individuo (por ejemplo, no se indemniza de la misma manera la muerte de un niño que la de un padre de familia, la pérdida de una mano de un pintor y la de quien no lo es… etc. porque ello depende de la repercusión que el daño produce en la vida de la víctima o en la de aquellos que dependen de ella)

Por último, destacar que la indemnización estará compuesta no sólo por el importe en que se valoren los daños y perjuicios tanto materiales como personales, sino también por los intereses que estas cantidades devenguen desde la fecha del accidente. Si la compañía aseguradora se retrasa más de 3 meses, la cantidad adeudada generará además un interés especial.


Reclamar indemnización por accidente de tráfico estando en paro

En primer lugar hay que decir que estar en paro no exime del derecho a ser indemnizado en caso de accidente de tráfico y cuando no hemos sido los responsables del mismo, es decir, el culpable es el conductor del otro vehículo implicado. De hecho, podemos calcular una estimación de cuál sería la indemnización que nos corresponde y que fija el Ministerio de Economía y Competitividad.

Dicho baremo se publica en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y lo que hace es fijar las indemnizaciones por lesiones permanentes, incapacidad temporal o fallecimiento, así como las cuantías por daños y perjuicios que se hayan causado a las personas involucradas en un accidente de tráfico. Este baremo se aplica en accidentes de vehículos (turismos, motos, camiones) así como en los accidentes en los que se hayan visto involucrado peatones (atropello) y en los accidentes laborales y se actualiza anualmente.

Para fijar las cuantías se tienen en cuenta la edad de la víctima, el tiempo de recuperación (en días) y el grado de las secuelas físicas provocadas por el accidente.

En caso de accidente, y máxime cuando hay por medio el cobro de una posible indemnización por los daños y lesiones causadas en el accidente, conviene contar siempre con el asesoramiento de un abogado especializado en accidentes de tráfico. En todos los casos de accidente o problemas con el vehículo –por ejemplo, una avería del coche que nos obligue a dar parte a la compañía de seguros para solicitar el servicio de grúa y, en caso necesario, un coche de sustitución- es importante leer con detenimiento las condiciones de la póliza.

abogados especialistas en Barcelona

 

La indemnización en caso de accidente con lesiones abarca el periodo comprendido desde el día en el que ocurre hasta el momento en el que estemos plenamente recuperados y podamos realizar tanto las actividades cotidianas personales como profesionales. La indemnización incluye tanto los días de hospitalización como los de baja, es decir, el número de días que no hemos podido desarrollar nuestras actividades cotidianas a consecuencia de las lesiones del accidente.

La indemnización por accidente se aplica a cualquier persona que haya sufrido una lesión, independientemente de su edad y de su situación laboral, ya sean trabajadores en activo o en paro. Es decir, a la hora de fijar una indemnización por accidente de tráfico lo que se tiene en cuenta es el grado de las lesiones y sus consecuencias, no la situación laboral o económica de la víctima. Si se considera que las lesiones le han provocado una pérdida de dinero que no se repara con la indemnización, se puede presentar una reclamación vía judicial.


Indemnización por accidente de tráfico de ocupantes y pasajeros

Los ocupantes y pasajeros que sufran daños como consecuencia de un accidente de tráfico tienen derecho a recibir una indemnización, con independencia de la identidad del responsable o culpable del siniestro.

¿Debe indemnizarse a los ocupantes de un vehículo accidentado o a los pasajeros de un medio de transporte público?. Seguro que te has formulado esta pregunta en más de una ocasión. La respuesta no puede ser más sencilla: los ocupantes y pasajeros siempre tienen derecho a una indemnización, con independencia de quien sea el responsable o culpable del siniestro. La conclusión es así de simple, porque los terceros no han podido evitar, en ningún momento, el accidente. No estaba en sus manos la posibilidad de eludir tal desenlace.

Por tanto, a los ocupantes y a los pasajeros de vehículos públicos o privados les asiste el derecho a indemnización por los daños sufridos como consecuencia del siniestro.

Ocupante o pasajero que viaja en el vehículo culpable del accidente

Imagina que un amigo te invita a hacer una excursión de fin de semana o que decides ir a visitar a un familiar en otra ciudad y coges un autocar. Sufres un accidente en cualquiera de los dos supuestos y el responsable del mismo es tu amigo o el conductor del autobús respectivamente. Si has sufrido daños, de la indemnización que te corresponde debe hacerse cargo la compañía aseguradora del vehículo culpable (coche de tu amigo o autocar, en este caso).

La compañía del vehículo culpable no sólo ha de asumir tu indemnización, como ocupante que eres. También debe cubrir los daños ocasionados al resto de vehículos implicados, en caso de que existan.

Tú, como ocupante o pasajero, tienes la posibilidad de reclamar la máxima indemnización, por siniestro de tráfico, a la compañía del vehículo responsable. Puedes hacerlo, sin que por ello debas demandar o denunciar al conductor culpable del accidente.

Ocupante o pasajero que circula en un vehículo no culpable del accidente

En este caso, la compañía del vehículo en el que viajas te ofrecerá sus servicios jurídicos, para interponer la correspondiente demanda contra el conductor del coche culpable y su aseguradora. Antes de aceptar, recuerda que sólo un abogado externo puede garantizarte la mejor indemnización. Los profesionales del derecho de las empresas de seguros miran primero por los intereses de su organización y luego por los tuyos. ¡Tenlo en cuenta!.

Por otro lado, ten presente que dispones de un plazo de seis meses para ejercer tus derechos como perjudicado si optas por la vía penal y de un año si lo haces directamente en la vía civil.

En el primero de los casos, lo usual es que el correspondiente juzgado de instrucción incoe diligencias previas contra conductor y aseguradora, tras la denuncia interpuesta por tu abogado.

Responsabilidad compartida

Si el accidente se produjo por culpa de varias personas, las compañías de seguros de todas ellas están obligadas a responder por las lesiones de los ocupantes. Éstos serán indemnizados, de manera solidaria, por las aseguradores implicadas y hasta el importe total en el que se hayan valorado los daños personales y materiales de los afectados.

Valoración de la indemnización

La indemnización total se corresponde con la suma de las valoraciones de daños materiales y personales. Debes entender por daño material aquel perjuicio económico sufrido como consecuencia del accidente de tráfico (gastos, facturas, medicinas, lucro cesante…). El cálculo es sencillo, siempre y cuando se guarden todos los tickets y justificantes oportunos.

La valoración de los daños materiales es una cuestión mucho más compleja. Se realiza conforme a un baremo de Tráfico y, en no pocas ocasiones, genera conflictos entre las partes, porque siempre existe un margen para la subjetividad. En este punto, te reiteramos la importancia de contratar un abogado externo y ajeno a las compañías aseguradoras en conflicto. Es la mejor alternativa para lograr la mayor indemnización posible.

En resumen, si eres pasajero u ocupante y sufres daños, materiales o personales, tienes derecho a ser resarcido de los mismos. La aseguradora de un vehículo tercero o la del coche en el que viajas van a hacerse cargo de tu indemnización, en función de la identidad del causante del siniestro.

Recuerda también que, en caso de viajar en transporte público, el propietario de éste debe tener suscrita una póliza de Seguro Obligatorio de Viajeros, cuando el vehículo posea más de 9 plazas. Dicha póliza cubre los daños que se produzcan en el interior, cuando la responsabilidad del siniestro sea atribuible al conductor o al personal de la compañía.

Si, por desgracia, te ves implicado en un caso parecido a los reseñados, ten en cuenta que tienes derecho a la libre elección de abogado, según debe establecer la póliza de seguros que te acoge (defensa jurídica). Echa un vistazo al artículo 76 de la Ley 50/1980, del Contrato de Seguro.


Responsabilidad e indemnización por accidentes en cadena

Existen varios tipos de accidentes en cadena y, tras todos y cada uno de ellos, es posible reclamar una indemnización por lesiones o daños materiales, siempre que el reclamante no sea el único y exclusivo responsable del siniestro.

Un accidente en cadena es aquel en el que se ven implicados dos o más vehículos, provocando daños tanto materiales como personales. Si te has visto envuelto/a en una situación de estas características y resultas ser el/la responsable exclusivo/a del percance no podrás reclamar una indemnización por daños. Si no es así, estarás en tu derecho de solicitar el oportuno resarcimiento por lesiones físicas o perjuicios de tipo material.

Cómo reaccionar ante un accidente múltiple

Si alguna vez sufres un percance de estas características recuerda siempre mantener la calma y tratar de dominar los nervios. Uno de los primeros pasos debe consistir en llamar al teléfono de emergencias 112, el servicio centralizado que se encarga de coordinar todos los recursos de urgencias de la comunidad autónoma en la que se haya producido el accidente de circulación. No obstante, lo recomendable es seguir el protocolo PAS (proteger, avisar, socorrer).

Los teleoperadores del 112 serán los encargados de comunicar el incidente a la autoridad competente (Guardia Civil, Mossos…), que se personará en el lugar y efectuará el oportuno atestado. Este documento, al igual que los partes médicos, resultará decisivo a la hora de depurar responsabilidades y conceder indemnizaciones. Baja del coche con sumo cuidado (siempre que puedas y no estés herido), ponte el chaleco reflectante, coloca los triángulos señalizadores, enciende las luces de emergencia y las de cruce si es de noche. Socorre a los heridos en la medida que puedas. Recuerda que en accidentes de circulación los primeros auxilios pueden resultar determinantes. Procura no caminar por la carretera para evitar que te arrollen otros vehículos.

Los primeros momentos tras el accidente pueden resultar caóticos, pero una vez recuperada cierta calma resulta crucial que los conductores implicados den sus versiones de los hechos a la autoridad. Éstas serán determinantes para establecer las oportunas responsabilidades.

Casuística

Existen diferentes tipos de accidentes por alcance, de los que también pueden derivarse distintas responsabilidades.

Accidentes por lanzamiento

Se producen cuando un vehículo (A) golpea a otro (B) por detrás y este segundo embiste al que le precede (C) (esta concatenación de impactos puede alargarse lo que sea preciso). En este caso y aplicando la lógica, se considera responsable del siniestro al automóvil que golpea primero. Sin embargo, las aseguradoras de los coches culpables suelen argumentar que el conductor de enmedio (B) no guardó la distancia de seguridad o que había golpeado previamente al tercero (C).

Accidentes por alcance

En estos casos, un primer vehículo (A) se detiene súbitamente por circunstancias de la circulación, el que le sigue (B) impacta con el primero y un tercero (C) alcanza por detrás al segundo (B). Como regla general, no se considera culpable al vehículo A, sino a B y C por sendos y sucesivos golpes. Se estima, por tanto, que existen dos accidentes diferentes. El seguro de B debería cubrir los desperfectos de A y la póliza de C los daños materiales de B. La cosa puede complicarse si el impacto de C sobre B provoca un nuevo golpe de B sobre A. En tales circunstancias, es posible que las aseguradoras de B y C tengan que repartirse el pago a A.

Indemnizaciones

Como en el resto de accidentes, en un siniestro en cadena se resarcen tanto los daños materiales (perjuicios patrimoniales y económicos) como los personales (lesiones físicas o psicológicas).

Para reclamar una indemnización por lesiones, una vez determinado el culpable, se procede de la misma manera que en los accidentes con dos implicados. Las compañías suelen pactar concurrencia de culpas, lo que implica reducciones en el porcentaje del baremo de las indemnizaciones.

Las cosas cambian cuando se trata del resarcimiento por daños materiales, pues las aseguradoras suelen no aplicar en estos casos el convenio CIDE-ASCIDE, circunstancia que acarrea retrasos en los peritajes y en los abonos.

En algunos casos, las compañías aseguradoras son incapaces de ponerse de acuerdo y tiene que ser el juez el que dictamine en torno a las responsabilidades de los implicados.


Otros artículos sobre indemnizaciones por accidente de tráfico

Indemnización por accidente de tráfico
4.3 (86.25%) 16 votes
Gracias por compatir.