¿Qué son los antecedentes penales?

Las inscripciones de antecedentes penales no son públicas. El Código Penal establece que durante su vigencia sólo pueden emitirse certificaciones según lo estipulado en la ley y, en todo caso, las que soliciten jueces y tribunales.

Los antecedentes penales son la constatación oficial de que cierta persona ha sido condenada en sentencia firme por la comisión de uno o más delitos. Sólo valen, por tanto, las resoluciones judiciales emitidas en procedimientos penales y contra las que no procede ningún tipo de recurso o aquellas en las que, procediendo alguno, no se ha interpuesto el mismo en tiempo y forma. Como puedes observar, nos referimos a hechos constitutivos de delito, en ningún caso hablamos de faltas.

En el Registro Central de Penados se inscriben todas estas resoluciones firmes, que imponen penas o medidas de seguridad dictadas por órganos pertenecientes al orden jurisdiccional penal. Cualquier interesado, acreditando previamente la identidad, tiene derecho a solicitar el acceso, mediante exhibición, a los datos relativos a su persona reflejados en dicho registro.

Tras dictar una sentencia firme de condena, el órgano en cuestión comunica la resolución al Registro Central de Penados, para que se ordene la oportuna inscripción. Desde ese momento, el sujeto condenado posee el correspondiente antecedente penal en los ficheros del Ministerio de Justicia.

El Central de Penados es un registro que guarda información confidencial y datos de carácter reservado. Es por ello que únicamente el interesado y los órganos oficiales en casos justificados están autorizados para acceder a su contenido. Cada una de las inscripciones contiene la filiación completa del condenado (nombre y apellidos, documento nacional de identidad, nombres de los progenitores…), el delito cometido, la pena impuesta y la duración de la misma.

Consecuencias

Los antecedentes penales acarrean importantes consecuencias no sólo en la esfera penal, también en otros ámbitos como el laboral. No en vano, debes saber que para trabajar en las administraciones públicas, uno de los primeros documentos oficiales que se solicita es la hoja de antecedentes.

Éstos pueden ser tenidos en cuenta a la hora de aplicar agravantes como el de reincidencia. Eso sí, sólo han de observarse en este caso los antecedentes penales por delitos de igual naturaleza.

Tras la detención de un sujeto que ha cometido un delito y, una vez puesto a disposición judicial, el juez debe decidir sobre su puesta en libertad o su ingreso en prisión provisional. Pues bien, en algunos casos el hecho de poseer antecedentes penales por delitos análogos puede ser determinante para tomar la segunda opción.

El Código Penal considera “reos habituales” a quienes hubieran cometido tres o más delitos comprendidos en un mismo capítulo, durante un lapso de tiempo no superior a cinco años. Los reos habituales no tienen derecho a que se les sustituya la pena por otra menos gravosa.

Los antecedentes penales permiten conocer si el condenado puede ser catalogado “reo habitual”, para saber si es posible aplicar, o no, la sustitución de la pena.

Si hablamos de extranjeros llegados de forma irregular a España, las consecuencias de los antecedentes penales pueden implicar la expulsión del país, la imposibilidad de acceder a autorizaciones administrativas de residencia o trabajo y complicaciones a la hora de pedir protección oficial.

Certificado de antecedentes penales

Ten en cuenta que es posible tener antecedentes penales, aunque jamás se haya pisado la cárcel. Algunas condenas por delitos no terminan con el implicado en prisión, porque pueden suspenderse, sustituirse por realización de servicios a la comunidad o consistir en una multa.

Además, conviene recordar que algunas conductas no consideradas delitos en otros países pueden serlo en el nuestro.

Para saber si tienes antecedentes penales debes solicitar el oportuno certificado, cumplimentando el modelo 790 que puedes encontrar en Internet. Es posible realizar la petición por correo, por Internet con certificado electrónico y personalmente en las gerencias territoriales del Ministerio de Justicia o en la Oficina Central de Atención al Ciudadano. La tasa es de 3,70 euros.

El certificado de antecedentes penales permite acreditar la carencia o existencia de los mismos. Desde marzo de 2016, dicho documento no habilita para trabajar habitualmente con menores. Para dichas funciones es necesario el certificado de delitos de naturaleza sexual.

Cuando el certificado debe surtir efectos más allá de nuestras fronteras, es preciso legalizarlo. Este trámite consiste en añadir al documento la Apostilla de la Haya, una anotación que certifica la autenticidad de la firma de documentos públicos expedidos en los países firmantes del XII Convenio de la Haya.

Cancelación

La cancelación de los antecedentes penales es un derecho, establecido en el Código Penal, en favor de las personas condenadas por sentencia firme que hayan extinguido su responsabilidad penal. Lo concede, de oficio o a instancia de parte, el Ministerio de Justicia, previo informe del tribunal que emitió la sentencia.

Para que pueda darse la cancelación de antecedentes penales es preciso que se cumplan los siguientes requisitos:

  • Tener satisfechas las responsabilidades civiles provenientes de la sanción. En ciertos casos (insolvencia declarada por el juez) se exime de este requisito.
  • No delinquir nuevamente en los siguientes plazos, contados a partir del día siguiente al de extinción de la pena: 6 meses en caso de penas leves, 2 años para penas que no excedan de 12 meses y por delitos imprudentes, 3 años para penas menos graves inferiores a 3 años, 5 años para las restantes penas menos graves iguales o superiores a 3 años y 10 años para las graves.

Es posible que el término “antecedentes penales” te suene lejano y te recuerde alguna película que hayas visto recientemente. Sin embargo y como acabas de comprobar es un concepto que está a la orden del día en despachos de abogados penalistas como Garanley, juzgados o comisarías de policía. Recuerda que para ser funcionario/a público/a relacionado/a con la seguridad, juez/a, profesor/a de universidad, médico, maestro/a o abogado/a, por poner algunos ejemplos, te pedirán el oportuno certificado de penales.

Para llevar a cabo eficazmente todos los trámites reseñados y agilizar los procedimientos, la labor de abogados especializados en la materia se convierte en crucial. Si deseas cancelar tus antecedentes penales, por ejemplo, no dudes en contactar con nuestro despacho. Te atenderemos gustosamente y lograrás tu objetivo sin contratiempos ni dilaciones.

 

¿Qué son los antecedentes penales?
¿Qué te ha parecido este artículo?
Gracias por compatir.