Habeas Corpus ¿Qué es?

El Habeas Corpus es una acción judicial de amparo a todo detenido, por la que debe ponerse a éste a disposición judicial de forma inmediata y con el objetivo de resolver en torno a su libertad o arresto. Tiene una duración máxima de 72 horas.

Se trata, por tanto, de una institución jurídica que persigue evitar las detenciones ilegales y los arrestos arbitrarios, garantizando así la libertad personal y los derechos básicos del individuo. Su consecuencia fundamental es la urgente presentación del detenido ante el juez, quien puede ordenar la inmediata libertad del primero, de no hallarse razones legalmente fundadas para el arresto.

El proceso de Habeas Corpus está regulado en el artículo 17 de la Constitución Española de 1978 y en la Ley Orgánica 6/1984, de 24 de mayo.

Si te interesa esta figura jurídica, te ayudamos a conocer sus orígenes y su aplicación actual.

Bienes jurídicos tutelados

La figura del Habeas Corpus tutela dos derechos fundamentales diferentes: la libertad individual y la integridad personal. La primera tiene que ver con la libertad de movimiento y con la prohibición de detenciones arbitrarias y la segunda con el derecho a no ser objeto de lesiones, torturas o muerte. Por todo ello, la institución debe desplegar sus efectos con carácter sumario y urgente, para evitar que los daños se vuelvan irreparables.

Organizaciones no gubernamentales, como Amnistía Internacional o Human Rights Watch luchan por la instauración de un procedimiento de Habeas Corpus a nivel mundial y evitar, de esa manera, las violaciones de los derechos humanos descritas.

Regulación

Como has podido comprobar, esta figura jurídica es una garantía de los derechos fundamentales de la persona y está reconocida constitucionalmente. Cualquier individuo que se vea privado de su libertad o que sienta amenazada su seguridad individual puede solicitar al juez competente un mandamiento de Habeas Corpus, que logrará restituir la libertad perdida.

La figura persigue un doble objetivo:

  • Prevenir posibles violaciones de derechos fundamentales.

  • Reparar a las personas ilegalmente privadas de su libertad.

El artículo 17.4 de la Constitución Española establece que una ley se encargará de regular el procedimiento de Habeas Corpus, con el fin de efectuar la inmediata puesta a disposición judicial de aquellas personas detenidas ilegalmente. Tal norma es la Ley Orgánica 6/1984, de 24 de mayo, reguladora del procedimiento de Habeas Corpus.

Si deseas saber en qué casos existe una detención ilegal, allá va el listado:

  • Cuando la detención se produce por autoridad, agente, funcionario público o particular, sin que concurran los supuestos legalmente establecidos o las formalidades prevenidas y requisitos exigidos por la ley.

  • Cuando se interna ilícitamente a personas en cualquier establecimiento o lugar.

  • Cuando se priva de libertad a un individuo y no se respetan los derechos que la Constitución Española y las leyes procesales le garantizan.

  • Detenciones por plazo superior al señalado legalmente y, transcurrido el cual, no se pone a la persona en libertad o se entrega al juez más próximo al lugar de detención.

Es competente para conocer la solicitud de Habeas Corpus el juez de instrucción del lugar en el que se halle la persona privada de libertad. Si no constare tal extremo, lo será el del lugar en el que se produzca la detención y, en defecto de ambos, el del lugar en el que se hayan tenido las últimas noticias del paradero del detenido.

Si has sido privado de libertad ilegalmente, puedes instar tú mismo el proceso de Habeas Corpus, al igual que tu cónyuge, pareja de hecho, tus ascendientes, descendientes, hermanos o, en su caso, tu representante legal o abogado. El juez, el Ministerio Fiscal y el Defensor del Pueblo también pueden solicitar el inicio del procedimiento.

El proceso se inicia de oficio o a instancia de parte. No es preceptiva la intervención de abogado ni de procurador, aunque siempre es aconsejable dejarse asesorar por un profesional del derecho experto en la materia. En el escrito se hará constar: nombre, circunstancias personales del solicitante, lugar en el que se halla privado de libertad, persona bajo cuya custodia se encuentra, motivo por el que solicita el Habeas Corpus y otras circunstancias que pudieran ser relevantes.

Antes de dictar la oportuna resolución, el juez deberá oír a la persona privada de libertad o a su representante o abogado. Igualmente, escuchará los argumentos del Ministerio Fiscal y la justificación de su proceder por parte de la autoridad, agentes y funcionarios públicos que hubieran ordenado o practicado la detención o internamiento. El órgano jurisdiccional dispone de 24 horas, desde que se dicta el auto de incoación, para practicar todas las actuaciones y emitir el auto motivado que resuelve el proceso.

Orígenes

Habeas Corpus” es un término latino de difícil traducción al castellano (que tengas tu cuerpo para exponer, tendrás tu cuerpo libre…). La institución que nos ocupa tuvo sus orígenes en el derecho romano, aunque los estudiosos consideran que su aplicación en aquella época histórica fue distinta a la de nuestros días (se trataba de exhibir al hombre libre detenido por otra persona).

Ya en la Inglaterra del siglo XIV, se obligó al rey Eduardo I a informar sobre la situación de un hombre sometido a libertad restringida. Fue el primer caso registrado de la institución en el derecho anglosajón. Más tarde, en el siglo XVII llegaron sendas leyes de Habeas Corpus (1640 y 1679), que establecieron procedimientos análogos a los que hoy conocemos.

Los precedentes más remotos del Habeas Corpus en el derecho español son el “recurso de manifestación de personas” del Reino de Aragón (1428) y algunas referencias a detenciones ilegales contenidas en el Fuero de Vizcaya (1527).

Si tienes cualquier duda en torno a esta figura o deseas asesoramiento para instar el procedimiento de Habeas Corpus, no dudes en ponerte en contacto con Garanley Abogados, tu bufete de confianza.

Habeas Corpus ¿Qué es?
¿Qué te ha parecido este artículo?
Gracias por compatir.