Abogados especialistas en Herencias y Testamentos en Barcelona

En Garanley Abogados encontrarás los profesionales jurídicos especializados en herencias y sucesiones que necesitas.

Nuestro equipo de abogados puede ayudarte a realizar todos los trámites que conlleva el otorgamiento del testamento, determinar tus últimas voluntades o la partición, reclamación de la herencia que te corresponde y aceptación de herencias e impuestos de sucesiones.

Te asistiremos en la apertura de la herencia de un familiar fallecido, llevando a cabo la sucesión testamentaria (si hay testamento) o la sucesión abintestato (si no hay testamento) que en ocasiones requiere una determinación judicial, que decida quienes son los herederos de la persona fallecida.

La reclamacion judicial de la herencia es habitual en casos de:

  • Falta de acuerdo entre los herederos respecto de los bienes incluidos o excluidos de la herencia.
  • Falta de acuerdo entre los herederos respecto al modo de repartir la herencia.
  • Falta de acuerdo entre los herederos respecto a la venta de los bienes de la herencia.

Cualquiera de los herederos puede acudir a un Juzgado de Primera Instancia para solicitar, mediante la correspondiente Demanda judicial, que se requiera y emplace a los herederos para solicitar la inclusion de bienes en la herencia no conteplados inicialmente y adjudique a los herederos para su reparto, o bien, para que se proceda a la particion o division judicial de la herencia

Si fuera necesario, también gestionamos la accion de division de la cosa comun para poner fin al estado de copropiedad.

 

abogado herencias en Barcelona

 

Hace muchos años que ayudamos a personas como tu a gestionar su legado de la mejor manera posible o a recibirlo cuando fallece un ser querido.

Nuestras especialidades de derecho Hereditario son:

  • Aceptación o renuncia de herencias.
  • Planificación de la sucesión.
  • Redacción y lectura de testamentos.
  • Impugnación de testamentos.
  • Declaraciones de herederos.
  • Partición de herencias.
  • Reclamación de derechos hereditarios y legítimas.
  • Venta de derechos hereditarios.
  • Juicios de testamentaria.
  • División de la cosa común.
  • Usufructos
  • Donaciones
  • Conflictos entre partes

Si tienes cualquier duda, contacta con nuestros abogados de herencias en Barcelona.

La primera consulta en nuestro despacho es gratuita: reserva una cita con nosotros, nos conocemos, nos explicas tu caso y te proponemos nuestras soluciones. Luego decides libremente si te quedas con nosotros.

 

Abogados especialistas de Barcelona

 

Los niveles de sucesión

El propio Código Civil Catalán determina en su artículo 441-3 que la proximidad del parentesco se determina por el número de generaciones, de forma que cada generación forma un grado y cada serie de grados una línea, pudiendo ser la línea directa o colateral.

  • La línea es directa si las personas descienden unas de las otras y puede ser descendiente o ascendente. La descendiente une al progenitor con los que descienden de él. La ascendente une una persona con aquéllas de las que desciende.
  • La línea es colateral si las personas no descienden unas de otras pero vienen de un mismo tronco común.

El cómputo del parentesco se determina de la siguiente forma; en la línea directa se computan los grados por el número de generaciones descontando la del progenitor; de la línea colateral se computan los grados sumando las generaciones de cada rama que sale del tronco común.

En cualquier caso, en la sucesión intestada, el llamado de grado más próximo excluye a los otros, salvo los casos en los que proceda el derecho de representación.

De este modo, si ninguno de los parientes más próximos llamados por ley no llega a ser herederos por causa de muerte o por indignidad, la herencia se difiere al grado siguiente y así sucesivamente de grado en grado y de orden en orden hasta llegar a la Generalitat de Catalunya.

Si sólo uno o alguno de los llamados no llegan a ser herederos, la cuota hereditaria que les hubiese correspondido acrece a la de los otros parientes del mismo grado, salvo el derecho de representación si fuere aplicable.


Las partes en la herencia

En Cataluña el patrimonio de una herencia se divide en dos partes

La parte de legítima debe reservarse para los parientes más próximos, entendiendo por ellos los descendientes y en su defecto los progenitores.

La legítima se compone de ¼ parte del caudal relicto, mientras que la parte de libre disposición se compone de las ¾ partes restantes. A diferencia del Derecho Común, aplicable a las regiones españolas que no tienen competencias sobre Derecho Sucesorio, en Cataluña no existe la atribución de la mejora, que supondría reservar 2/3 partes del caudal relicto (una tercera parte para los legitimarios y otra tercera parte para los denominados “herederos forzosos”, entendiendo por éstos los hijos o descendientes y a falta de los anteriores el padre o ascendientes y finalmente el viudo o viuda en la forma prescrita por el Código Civil) y dejar como de libre disposición el restante tercio.


Los herederos forzosos

Los herederos forzosos son los que designa la ley por derecho propio, aún cuando exista un testamento que vaya en contra de esta ley, los abogados de los herederos pueden hacer alguna reclamación para que se respeten sus derechos y no se vaya en contra de las legislaciones existentes que velan por la correcta repartición al momento de hacer una sucesión de bienes por fallecimiento.

¿Quiénes son los herederos forzosos?

Los herederos son las personas que por ley tienen derecho a alguna parte de la herencia o los bienes de una persona al momento de fallecer, existen tres tipos de herederos, que van apareciendo en diferentes niveles de prioridad de acuerdo a su vínculo sanguíneo o marital de la siguiente forma:

Los de primer nivel son los descendientes, quienes siendo hijos naturales o adoptivos tienen derecho primario sobre los bienes de cualquier persona al momento de su fallecimiento y son repartidos de acuerdo al número en partes que más adelante explicaremos.

Quienes aparecen en segundo nivel o instancia son los ascendientes es decir los padres de la persona que fallece, quienes tendrán derecho a reclamar algún bien o derecho sobre la herencia si los primeros no existen.

En tercer lugar se encuentra el cónyuge, quien al no tener ningún lazo de consanguinidad pero si de asociación legal en matrimonio, tiene derecho a reclamaciones si no aparece en el testamento y si los dos anteriores no existe o no tienen lugar dentro de la repartición.

Cada uno de los casos de herederos forzosos tiene derecho a una cantidad de la herencia diferente y su repartición se dará de acuerdo a lo establecido en la ley española.

¿Cómo se reparte una herencia entre herederos forzosos?

Los herederos forzosos son un grupo de personas que descienden, ascienden o se encuentran al lado de una persona que fallece para hacer la repartición de la herencia y los bienes, si no se encuentra un testamento o si el testamento no está elaborado de manera justa y/o legal.

Cada uno de los tipos de herederos forzosos tienen derecho a un porcentaje determinado de la herencia y para cada uno de los niveles se debe hacer la repartición como está contemplado en la ley española, que es muy clara en cuanto a lo que le corresponde a cada uno de las personas que serían parte de una herencia.

En el caso que existan descendientes sean hijos naturales o adoptivos, tienen derecho a heredar dos tercios del total de la herencia de la persona que ha fallecido.

En caso que los descendientes sean más de uno, se entregará el primer tercio de la herencia en partes iguales a todos los hijos legales que tenga la persona, y el segundo tercio se repartirá cómo el testador lo defina, pudiendo dejar toda esta porción a una sola persona.

Para los ascendientes se entregará la mitad de la herencia en partes iguales a cada uno de los padres, si alguno falta se hará entrega total al superviviente, si hay cónyuge este porcentaje se reduce a un tercio de la herencia total.

El cónyuge recibirá en caso de tener descendencia el tercio restante de la herencia, así mismo cuando no existen puede hacer usufructo de la mitad de la herencia, teniendo derecho al usufructo vitalicio de la herencia si no existen reclamantes que por derecho se encuentren antes que él, es decir si no existen más herederos forzosos.


La sucesión intestada

La sucesión intestada, también denominada sucesión Abintestato, legal o legítima, es aquella que se da en el caso sucesión mortis causa ante la inexistencia o invalidez de testamento del fallecido. Dada la necesidad de la elección de un sucesor, y ante la inexistencia de voluntad escrita del fallecido, la Ley suple esa voluntad designando sucesores por defecto.

La sucesión intestada se aplica en los siguientes supuestos:

  • Cuando el causante fallece sin testamento, o bien con testamento nulo, o que haya perdido después su validez.
  • Cuando el testamento no especifica la institución de heredero, bien sea sobre todos o en parte de los bienes.
  • Cuando el heredero no cumple la condición dispuesta por el causante en testamento para suceder, o bien premuere al testador, o renuncia a su derecho a ser nombrado heredero y el testamento no señala sustitutos y no opera el derecho a acrecer entre los restantes llamados a la herencia.
  • Por incapacidad del heredero instituido para suceder.

En todos estos casos la herencia pasa a regirse por las disposiciones de la sucesión intestada y operan las disposiciones supletorias establecidas por ley de forma que en primer lugar heredan los familiares más próximos en el orden determinado por el Código Civil y en su defecto la Generalitat de Cataluña.

Como nota a tener en cuenta, cabe hacer referencia a la práctica asimilación que el Código Civil de Cataluña otorga a las uniones estables de pareja, a las que atribuye derechos sucesorios prácticamente idénticos a los cónyuges.


El albacea

El albacea es una especie de fiduciaria que toma la herencia con el fin de distribuirla en forma equitativa a cada uno de los herederos; desde luego que existen ciertas normas al respecto que deberán ser tenidas en cuenta.

La persona designada como albacea debe ser mayor de edad.

Personas en la distribución de una herencia:

  • el testador o persona que deja la herencia en dinero o bienes a partir del momento de su muerte.
  • las personas a quienes debe ser distribuida la fortuna del fallecido.
  • el albacea o persona que distribuya.

La persona que se encargue del trabajo de distribución de dinero o bienes a las personas que legalmente estén facultadas para recibir parte de lo que esté establecido en el Testamento, debe ser nombrada por el testador, por los beneficiarios o por la mayoría de ellos en tal caso. Si no está establecido en el testamento se debe llegar a un acuerdo.

Suele presentarse un gran problema cuando una persona que muere no deja testamento de su fortuna, por lo cual se tiene que buscar una persona que reciba el dinero y el encargo de los bienes que serán distribuidos para comenzar a diligenciar todo el trámite en forma equitativa de acuerdo a la ley.

Si una persona acepta desempeñar este cargo, lo hará en forma voluntaria y sólo se podrá retractar en los próximos seis días o aun pasado un tiempo alegando causa justa ante el juez. Uno de los problemas de trascendencia es el de la distribución de una Herencia si no hay testamento.

La distribución de las fortunas que quedan al morir una persona, puede ser realizada de diversas formas, ejemplo:

  • Puede ser entregado a cada miembro de la familia en función de lo establecido en documentos dejados por la persona fallecida.
  • La persona encargada distribuirá la Herencia por ley.

La distribución de la herencia se debe realizar a más tardar en el término de un año.


Problemas de reclamación de herencia

Albacea en la herencia

Pareciese como si la muerte, con todo el sufrimiento que causa, no tuviera suficiente e infectase la mente de otros. Es el caso de una herencia, donde los peores pensamientos humanos describen con franqueza el fondo de cada uno.

La herencia es el acto jurídico en el que toda persona entrega sus bienes, derechos y obligaciones, a otra u otras personas. Es la realización del único deseo que tendrá un ser humano después de muerto. Contiene todo lo que una vida ha poseído o generado, creando un valor y unos beneficios que a menudo poseerán otros, así que despierta gran interés y codicia.

Disputas, discusiones, enfrentamientos… Un hermano que se ha visto apartado de la herencia como heredero. Propiedades inmobiliarias mal repartidas. Problemas tantos como mentes habitan en éste mundo. Por si fuera poco, se unen conceptos jurídicos que hacen todavía más lento un proceso, que puede prolongarse durante bastante tiempo si no se alcanza un acuerdo, dificultando el entendimiento entre las partes, como por ejemplo, la Legítima, esa porción de herencia que debe estar adjudicada a los herederos forzosos.

La susodicha legítima es un derecho del que uno no puede ser desposeído. Te ves arrastrado por ella jurídicamente, aunque puedes siempre que quieras anular tu deseo de querer una cuantía. Y es el derecho que considera cada uno que debe tener la raíz de todos los problemas.

También en el caso de que otros quieran adherir a un tercero, éste, con pleno derecho y legitimación, puede elegir no querer formar parte, pues no está obligado, no es obligatorio, unirse a la reclamación de herencia.

En todo caso, lo imprescindible es comunicar su caso en particular a un abogado especializado. Ellos son los que de verdad podrán asesorar de forma cualificada el problema en cuestión. Y aunque puede reclamar una herencia que será llevada a pleito o juicio, siempre se recomienda que lo más óptimo es arreglar el caso mediante acuerdo pactado aunque se pierda una parte, ya que no se sabe cuantos juicios habrá, o qué prolongación tendrán, aumentando considerablemente el costo.

Abogados especialistas en Herencias y Testamentos en Barcelona
4.4 (87.5%) 8 votes
Gracias por compatir.

Los comentarios están cerrados.