Accidentes laborales de trabajadores autónomos

En los últimos tiempos se ha avanzado en relación con los accidentes laborales de los trabajadores por cuenta propia, aunque lejos queda todavía la equiparación total con los empleados adscritos al Régimen General de la Seguridad Social.

La equiparación de las condiciones de protección de los trabajadores autónomos con las que disfrutan las personas asalariadas es una vieja reivindicación de los primeros, que a día de hoy sigue en el candelero. Lo cierto es que algo se ha avanzado al respecto. Si eres un trabajador por cuenta propia lo sabes bien, aunque esto no significa ni mucho menos que esté todo hecho. Aún quedan muchos aspectos por mejorar hasta la igualdad total.

Protección social en el Estatuto del Trabajo Autónomo

La Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del Trabajo Autónomo (LETA), tiene gran parte de la culpa de las mejoras experimentadas en relación con la protección social de los trabajadores autónomos. Este texto introdujo importantes novedades: creación de la figura del trabajador autónomo económicamente dependiente (TRADE), posibilidad de cobrar prestación por desempleo (reivindicación histórica de los trabajadores por cuenta propia), creación del Consejo de Trabajo Autónomo etc.

Los TRADE son aquellos trabajadores que realizan una actividad económica o profesional, con carácter habitual, personal y directa para una persona física o jurídica. Son dependientes económicamente de ésta, por recibir de la misma el 75% o más de sus ingresos totales por rendimientos de trabajo, actividad económica o profesional.

Si echas un vistazo al Título IV de la citada ley, podrás comprobar que se refiere a la protección social del trabajador por cuenta propia. El derecho a la Seguridad Social se articula a través de un régimen específico (RETA). La cotización en el mismo es obligatoria para los autónomos, según las estipulaciones que recoge la Ley de la Seguridad Social.

La acción protectora del RETA incluye, entre otros aspectos, las prestaciones económicas en las situaciones de incapacidad temporal, riesgos durante el embarazo o lactancia, paternidad, maternidad, incapacidad permanente, jubilación, muerte, supervivencia y familiares por hijo a cargo, así como la asistencia sanitaria en caso de maternidad, enfermedad común o profesional y accidentes, sean o no laborales.

Otra novedad de calado de la LETA fue la obligatoriedad de la cobertura de incapacidad temporal por contingencias comunes, seguro que estás al tanto de ello. Así pues y desde el año 2008, todos los trabajadores autónomos pertenecientes al RETA han de asumir tal cobertura, que hasta ese momento era voluntaria.

Esta regla posee excepciones: cuando existe pluriactividad y el trabajador realiza actividades diferentes en otros regímenes de la Seguridad Social o en el caso de trabajadores agrarios del SETA (Sistema Especial de Trabajadores Agrarios por Cuenta Propia).

Accidentes de trabajo de los autónomos y TRADE

Actualmente, la cobertura de las contingencias profesionales (accidentes de trabajo y enfermedades profesionales) es, como norma general, voluntaria para los autónomos. Sin embargo, los TRADE deben añadirla de forma preceptiva, al igual que ocurre con los trabajadores por cuenta propia que realizan actividades profesionales con mayor riesgo de siniestralidad.

Ten en cuenta que el concepto de accidente laboral es distinto en trabajadores asalariados, autónomos o TRADE. El accidente de trabajo del autónomo es el ocurrido como consecuencia directa e inmediata de la labor que realiza por su propia cuenta. Se trata de una definición más restringida que la correspondiente a los asalariados. Además, no se contempla el accidente “in itinere” (el ocurrido en desplazamientos de casa al trabajo y a la inversa), como ocurre con los trabajadores por cuenta ajena. Tampoco se incluyen los motivados por fuerza mayor extraña al trabajo o provocados por imprudencia temeraria del autónomo.

La exclusión de los accidentes por desplazamiento se debe a que en el autónomo confluyen las figuras de trabajador y empresario. Debido a esta circunstancia, resulta prácticamente imposible establecer unos horarios estables y unos desplazamientos habituales entre el hogar y el puesto de trabajo. Estos últimos requisitos resultan imprescindibles a la hora de configurar el accidente laboral, por lo que el legislador se vio obligado a excluir al trabajador por cuenta propia de esta figura.

El accidente de trabajo de un TRADE es aquella lesión sufrida como consecuencia de su actividad profesional. Salvo prueba en contrario, se presume que el accidente no es laboral si se ha producido fuera de la actividad profesional. En este caso sí se contempla el accidente “in itinere”.

Como puedes comprobar, la definición de accidente laboral es más restrictiva para los autónomos que para los trabajadores por cuenta ajena y autónomos económicamente dependientes.

Hay que decir, no obstante, que a los trabajadores autónomos obligados a la cobertura por contingencias AT/EP, en razón al mayor riesgo de siniestralidad de sus labores, se les equipara a los TRADE y les es de aplicación, igualmente, el concepto de accidente laboral establecido para estos últimos.

El RETA, desde su creación por Decreto 2530/1970 y hasta 2008, consideró conjuntamente las contingencias comunes y profesionales. Sin embargo, este régimen especial ha sido objeto de diversas ampliaciones en lo relativo a la protección social de los autónomos, para tratar de equiparar ésta a la de los trabajadores del Régimen General de la Seguridad Social. Aunque en la LETA sigue primando la voluntariedad en lo referente a la cobertura de las contingencias profesionales, dicho texto legal, con cierto ánimo de cambiar la situación, recoge un mandato al gobierno, para que determine de forma diáfana las actividades profesionales, realizadas por autónomos, que presentan mayor riesgo de siniestralidad y en las que sería obligatoria la cobertura por contingencias de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

A día de hoy, por tanto, no todos los autónomos gozan de la cobertura por accidentes laborales y a los que sí lo hacen se les aplica un concepto mucho más restrictivo (respecto a trabajadores por cuenta ajena). Es cierto, la protección social de los trabajadores por cuenta propia ha mejorado en los últimos tiempos. Sin embargo, lejos queda todavía la equiparación total. El tiempo dirá si esta idea es o no una entelequia.

En Garanley Abogados te esperamos para orientarte sobre cualquier asunto relacionado con el ámbito del derecho laboral. No dudes en contactarnos si eres autónomo y deseas aclarar cuestiones en torno a cotizaciones, protección etc.

Accidentes laborales de trabajadores autónomos
¿Qué te ha parecido este artículo?
Gracias por compatir.